¿QUÉ HAY DETRÁS DE UN VIENTRE PLANO?

Martes 14 de Agosto de 2012

Si consideras que estás en tu peso ideal, pero tu problema es la barriga, las chicas de The Beauty Concept te traemos unos cuantos tips que te ayudarán a bajarla.

Si eres de las que comes y cenas ensaladas, pero ves que tu vientre sigue hinchado, va siendo hora de que prestes atención a los ingredientes de tus platos. Por ejemplo, la lechuga tiene unas propiedades buenísimas, pero es un vegetal que provoca hinchazón en el abdomen, ya que da muchos gases.

Otro ingrediente ensaladero por excelencia es el atún. Debes de tener cuidado con él, ya que el pescado enlatado, las conservas e incluso las aceitunas, son alimentos con alto contenido en sodio, principal enemigo para las que sufrimos retención de líquidos (motivo por el que seguramente no conseguimos el ansiado vientre plano).

También puede que seas de esas personas que te pasas el día comiendo chicles sin azúcar y refrescos Light para soportar el hambre y no picar entre horas…pues graso ¡error! Estos false friends son los causantes de que tu barriga siga ahí.

Si crees que tu problema no es la grasa, sino que estás hinchada, prueba a cambiar tus hábitos alimenticios. En The Beauty Concept, sabemos lo importante que es llevar una buena alimentación. Sáciate con más verduras y proteínas, y consume menos hidratos de carbono. En una semana verás como tu cuerpo se vuelve más estrecho, simplemente siguiendo esta regla.

Otro mito a desterrar, es el de hacer 500 abdominales para conseguir un vientre plano. ¡ERROR! Todos tenemos abdominales, el problema es que las tenemos bajo una capa de grasa-líquido y para que éstas salgan a la luz, es necesario hacer ejercicio aeróbico (correr, andar, bicicleta…) para quemar ese tejido adiposo que nos sobra y poder presumir de un vientre plano.

Usa fajas reductoras para moldear tu silueta mientras “quemas” barriga. Las de la marca LYTESS tienen eficacia a partir de 20 días, son discretas y se pueden llevar debajo de la ropa.

Sigue estos consejos y verás como te sientes más ligera, menos hinchada y con un vientre más plano.