Me he quemado tomando el sol

Miércoles 04 de Julio de 2012

Las quemaduras solares son lesiones que se producen sobre la piel causada por los rayos ultravioletas del Sol. Estas quemaduras se dividen en tres tipos: primergrado (mancha de color rosa), segundo grado (ampollas) y de tercer grado (muerte de tejidos subyacentes a la piel con heridas casi siempre en labios y otras áreas de gran sensibilidad)

REMEDIOS CASEROS

Si has sufrido quemaduras solares estarás al tanto de lo complicadas que son. Si éstas son importantes cualquier roce de ropa con la zona afectada puede resultar muy doloroso, y el tratamiento para las quemaduras solares debe tener esto en cuenta. Por ello, no debe ser invasivo ni agresivo, y lo más indicado es que sea un tratamiento natural.

El tratamiento natural para las quemaduras solares involucra una serie de medidas cuidadosas con la piel, que poco a poco contribuirán a reducir las quemaduras y a reconstituir las zonas afectadas.

Antes que nada es importante mantenerse hidratado, pues el cuerpo se deshidrata mucho cuando su piel está en este estado. También es importante tomar una ducha de agua fría, que reducirá el calor corporal y por consiguiente el dolor. Tal vez sea mejor idea tomar un baño de agua fría y no una ducha, para que el contacto con la piel no sea tan brusco.

– Mojar una gasa en leche fría y aplicar sobre el área quemada por el Sol durante media hora. Repetir cada dos a cuatro horas.

– Aplicar yogurt a todas las zonas afectadas. Enjuagar en una ducha de agua fría y luego secar con cuidado la piel a base de golpecitos.

– Mezclar manzanilla con un cuarto de litro de aceite de oliva virgen. Calentar al baño María, a fuego lento, durante hora y media. Apagar el fuego, colar y dejar que se refresque.  Después, aplicar una capa del aceite sobre la zona afectada tres veces al día.