La radiofrecuencia pixelada por plasma: la tecnología israelí llega a España

Miércoles 07 de Diciembre de 2011

En la clínica Beauty Concept, el Dr. Jose Antonio de Yturriaga es pionero en España en el tratamiento de Estrías, Acné y Rejuvenecimiento facial, empleando una nueva técnica revolucionaria basada en los efectos benefactores de la radiofrecuencia pixelada sobre la piel.

La radio Frecuencia  (R.F.) es una técnica mediante  la cual se emite una corriente electromagnética (arco voltaico) que por fricción de las moléculas aumenta la temperatura de la piel a nivel superficial y profundo, activando la formación de fibras nuevas de colágeno que mejoran ostensiblemente la calidad de la piel. Basado en estos efectos, se ha diseñado  este aparato de radiofrecuencia pixelada, con una innovadora tecnología israelí, al que se le ha añadido un rodillo provisto de micro electrodos, provocando un doble efecto sobre la piel:

SUPERFICIAL: Efecto Ablativo: Formación de cráteres (micro perforaciones) en la piel  por vaporización (efecto pixel que facilita su regeneración, al ser dañados sólo unos puntos de la piel, dejando intacta la de alrededor): • Focos o puntos de gran energía. • Rápida reepitelización desde la zona no tratada entre puntos.

PROFUNDO:  Efecto Térmico: Retracción del colágeno profundo, que se desnaturaliza por la temperatura recibida, provocando la formación de fibras nuevas que mejoran ostensiblemente la elasticidad de la piel.

Indicaciones clínicas

– Cicatrices ( acné, cicatrices de varicela, quemaduras, queloides…). – Acné inflamatorio. – Reducción del poro. – Rejuvenecimiento de la piel. – Tensado, reafirmado de la piel. – Reducción de arrugas. – Estrías. – Tratamiento de ojeras.

En los tratamientos faciales, se debe repetir la sesión 2 y 4 semanas, dependiendo del caso.

En los tratamientos corporales, las sesiones deben repetirse cada 45 días, variando el número de sesiones según resultados.

La RFP, actúa en superficie (ablación), para eliminación de manchas superficiales (de fotoexposición) y en profundidad, por su efecto termogénico reactivador de la formación de colágeno en Dermis e Hipodermis, que provoca una mejora de la elasticidad  de la piel y un efecto tensor, mejorando la flaccidez.

Si se pasa el rodillo suavemente, contactando suavemente con la piel, el efecto es más ablativo (superficial).

Si se presiona el rodillo sobre la piel, el efecto es mas térmico (profundo), regenerador del colágeno.

La aplicación del rodillo provoca la aparición de cráteres en un 10% de la epidermis, lo que facilita su rápida regeneración, y la mejora de absorción (hasta un 70%) de productos de uso tópico que se aplique inmediatamente (despigmentantes, hidratantes, revitalizantes).

Después del tratamiento, se produce una reacción inflamatoria de mayor o menor intensidad, dependiendo de la potencia y del numero de pasadas, y una posterior aparición de costras (+/- 4 días) que en ningún caso son invalidantes y que se pueden disimular con maquillaje.