Desmaquillarse no es una opción, es una obligación

Miércoles 15 de Julio de 2015

Está demostrado científicamente que, no desmaquillarse por la noche, tiene efectos adversos sobre nuestra piel: envejecimiento prematuro, manchas, rojeces, sequedad, aumento de las arrugas, poros dilatados e, incluso, caída de las pestañas.

Aunque no nos maquillemos, tenemos que limpiar para piel para retirar los restos de polución y productos, pero también las células muertas,  permitiendo así que respire y se repare. En caso de no hacerlo, se produce una reacción química de oxidación celular, que desencadena los efectos anteriormente descritos.

faciales-efectos-piel-400x520

Tanto por la mañana, como por la noche debemos limpiar la piel del rostro, cuello y escote. Un buen ritual de limpieza elimina impurezas, recupera el tono, regenera, previene daños y prepara para la recepción de los principios activos que nos apliquemos posteriormente.

Por su parte, la exfoliación, que se debe realizar un par de veces a la semana, retira las células muertas, devuelve la luminosidad y estimula el proceso de regeneración natural de la piel (cada 28 días hasta los 35 años y cada 40 días de ahí en adelante). Una vez a la semana, se recomienda la utilización de un peeling mecánico.

En The Beauty Concept recomendamos seguir las siguientes pautas:

 

  • Según las necesidades de la piel, comenzamos con leche limpiadora o agua micelar.
  • Posteriormente aplicamos mediante algodón y a ‘toquecitos’ (sin arrastrar) el tónico o la loción.
  • Continuamos con el suero que nos aporta vitaminas y aminoácidos.
  • Toca el turno del contorno de ojos.
  • Finalizamos con la crema de día para hidratar (en el caso de limpieza por la mañana) o de noche para regenerar (en el caso de la limpieza nocturna).

Debemos evitar el uso de toallitas desmaquillantes y jabones, pues resecan y desequilibran el PH cutáneo.