Consejos The Beauty Concept para tener un rostro luminoso

Martes 20 de Octubre de 2015

Paz Torralba, propietaria de los centros The Beauty Concept nos da una serie de sencillas pautas para que nuestro rostro resplandezca.

06/05/15 SESIÓN THE BEAUTY CONCEPT CON PAZ TORRALBA POSADO PAZ TORRALBA

Limpieza:

La piel es un órgano con vida. Sus glándulas sebáceas y sudoríparas emiten secreciones que tienden a taponar los poros. Si a esto unimos la suciedad que se acumula a lo largo del día a causa de las agresiones externas y el maquillaje, se hace necesario proceder a diario con una limpieza tanto por la mañana como por la noche.

A tener en cuenta: “Esta etapa es delicada si hablamos de pieles secas, sensibles o atópicas; ya que su barrera cutánea, más permeable, las hace más reactivas antes la acción de los agentes activos, demasiado agresivos y los que contienen perfume.

Nunca olvidar desmaquillarse y limpiar la piel por la noche. Durante el día, acumula impurezas, que hay que eliminar. La piel necesita respirar para regenerarse. Es imprescindible para lucir una piel resplandeciente por la mañana y evitar que luzca gris y apagada.

Tonficación:

Tonificar el rostro después de limpiar la piel es un proceso esencial en el pre-tratamiento de la piel; ya que sirve para completar su limpieza y reequilibrar la película hidrolípidica.

Exfoliación:

La exfoliación es un paso clave para la salud y la belleza de la piel. Al eliminar las células muertas de la epidermis y demás impurezas, recupera su tono luminoso y transparente de manera natural.

La piel solamente se regenera por sí misma una vez al mes, aproximadamente; hasta los 30-35 años; y a partir de esta edad, la actividad celular se vuelve más lenta, la piel más seca y pierde su brillo; el proceso se puede demorar hasta los 40 días. Con la exfoliación estamos favoreciendo esta regeneración de la piel, lo que nos va a repercutir en una piel con más luminosidad, más joven y sana.

Hidratación:

El medio ambiente, y el envejecimiento de las células son factores que inciden negativamente en el buen funcionamiento de los sistemas de reparación de la piel.

Necesitamos hidratar de forma adecuada la piel cada día, para que consigamos una piel con luminosidad, joven y sana.

Nutrición:

La noche es el momento más propicio para la renovación celular, ya que la piel se encuentra en reposo. Durante el sueño, la piel repara los daños sufridos durante el día. Por la noche, la circulación sanguínea y el consumo de oxígeno aumentan y, entre las 2 y las 4 de la madrugada, las células se renuevan hasta 8 veces más rápido que al mediodía. Este paso es muy importante, para tener una piel luminosa y joven.

Di adiós al tabaco, si fumas…

El tabaco es mal amigo de una piel luminosa; la persona que fuma presenta una piel apagada, se llena de suciedad y aparecen más puntos negros y poro taponado.

Bebe 2 litros de agua al día:

La elasticidad, la firmeza y el aspecto liso y suave de la piel, son características de las pieles jóvenes y luminosas. El cuerpo humano está compuesto de un 70% de agua aproximadamente. No esperes a tener sed, pues este es el primer síntoma de la deshidratación, los expertos recomiendan unos 8 vasos al día pero si llevas una vida muy ajetreada quizás necesites más.

Mantén una Alimentación equilibrada:

Para favorecer la protección de las agresiones externas a las que nuestra piel está expuesta casi de forma permanente; necesitamos ingerir a diario alimentos ricos en vitaminas y minerales; con propiedades antioxidantes; y potenciar la transpiración y eliminación de toxinas a través de la piel; necesitamos hidratarla tanto por fuera como por dentro.